was successfully added to your cart.

Monthly Archives

septiembre 2016

Cómo verte de 30 cuando tienes 60. La historia de Christie Brinkley

Por | Educación | Un comentario

Y tú qué piensas ¿cuántos años tiene esta modelo? ¿25, 30, quizá 40? Ella es Christie Brinkley y tiene 61 años. Mientras algunas mujeres de su misma edad están llenando los documentos para recibir su pensión, ella posa en vestido de baño para las portadas de algunas de las publicaciones más populares del mundo. La palabra «vejez» significa poco o nada para Christie.

Hace dos años, en vísperas de su cumpleaños número 60 concedió una entrevista a la revista People en donde declaró «Estoy feliz de cumplir 60 años, es como si estuviese en la cúspide de mi vida». Ojalá todas a esta edad tuviesen tanta energía y seguridad en sí mismas.

preview-689410-650x341-98-1470317376-1

En 1973 el fotógrafo americano Errol Sawyer vio a una linda chica en una oficina de correos de Paris. Se trataba de Christie, quien creció en Estados Unidos y se habia mudado a Francia a terminar sus estudios de arte. Sawyer le tomó algunas fotos que interesaron a John Casablancas, el dueño de la agencia de modelos «Elite». Así empezó la carrera de Christie.

7066-r3l8t8d-650-66

Durante esos años Christie apareció en las portadas de más de 500 revistas incluyendo las reconocidas Vogue, Glamour, Rolling Stone, y Esquire, entre otras. A mediados de los años 80 Christie firmó el contrato de mayor duración de la historia de la moda (20 años) con la compañía Cover Girl. En 2005 ese contrato fue renovado gracias a su éxito de ventas.

7069-r3l8t8d-650-c93ceaf509538a20feb97caf73df709c

Ahora Christie no sólo es modelo sino que ademas es escritora, ilustradora, fotografa, diseñadora y cantante. Por si fuera poco, esta madre de tres hijos, sin importar sus embarazos y partos siempre ha sabido estar en forma y verse muy bien. No vamos a mentirte, Christie es cliente constante de numerosos cosmetólogos, es muy cuidadosa con su maquillaje y usa extensiones de cabello para hacerse sus estupendos peinados. Pero ¿qué hay de malo en esto si sin importar todos estos procedimientos te ves natural?

Reglas de la vida de Christie

  1. No pensar en la edad

«La edad biológica no tiene nada que ver con como me siento» — Christie repite constantemente a los periodistas. Hace tiempo que las cifras no significan nada para mí, ¡siento que el tiempo no puede ser una barrera para mi energía ni para mí!

  1. Si lo quieres, hazlo

Christie es una vegetariana acérrima; desde sus 13 años sólo come frutas, verduras y productos lácteos. Según sus admiradores ese es el secreto de su éxito. Pero eso no quiere decir que esta bella dama se niegue de los placeres de la comida. Muchas veces ha aceptado que es fanática de la pasta italiana y come macarrones hasta para la cena. Si, y no tiene nada en contra de los maríscos. «La vida es demasiado corta para no darme el gusto de comer ostras y beber champaña de vez en cuando»

7068-r3l8t8d-650-a56b4848b9c956a5c90fb91ff999f291

  1. No obsesionarse con la talla de la ropa.

En una de muchas entrevistas, Christie dijo que su peso a veces va y viene. Y no es sorprendente, con semejante amor a las pastas y otras delicias. En su guardarropas tiene pantalones vaqueros que de tallas que van desde la 40 a la 44, pero eso no le preocupa en lo más mínimo. No existen mujeres sin defectos, lo importante es elegir bien la ropa que los discimule.

  1. El deporte es salud

Esta sí que es la obsesión de Christie: el deporte y el trabajo físico. El practicar deporte le ayuda a sentirse joven «tan pronto como pongo a trabajar mis articulaciones entiendo que estoy lista para hacer lo que sea»- dijo la modelo. Durante una época ella (junto a Chuck Norris) fue la imagen de la máquina de entrenamiento TotalGym y hasta la fecha le dice a todos en las entrevistas que la utiliza para hacer abdominales, ejercitar las piernas y los brazos. Además, Christie intenta hacer 100 flexiones de pecho cada día, practica yoga al menos media hora y no es raro verla trotando por la mañana.

7071-r3l8t8d-650-fe62233c109e8dc7bde6e83c4f1fa89d

A Brinkley le gustan los deportes extrémos, y eso le ha dejado no sólo algunos moretones: «A lo largo de mi vida he sufrido varios traumas por situaciones que estaban fuera de mi control: caballos desbocados, helicopteros que se cayeron, botes hundidos..»-Le cuenta a los periodistas.

  1. Vestirse de acuerdo al estatus.

Aunque Christie tiene una figura envidiable, ella nunca se viste con ropa demasiado sugestiva o vulgar; no porque ella no se sienta cómoda con su cuerpo, sino porque que el bikini ya no es de su estatus, ella es madre de tres hijos ya adultos. «Cuando vamos de vacaciones nosotros solos, puedo usar bikini, pero si estoy en una playa pública con mis hijos yo prefiero usar vestidos de baño cerrados porque ellos no quieren andar con una vieja en bikini» -dice Christie riéndose.

  1. Amar a sus hijos.

Aunque su carrera la lleva de un lado para otro, Christie siempre da el primer lúgar en su vida a su familia. «Yo soy una mamá adulta, responsable con mis hijos y conmigo misma. Quiero estar cerca de ellos y hago todo lo posible para lograrlo» — dice.

Fuente: genial.guru

De cincuentonas a cincuentañeras

Por | Tendencia | No hay comentarios

Las actuales mujeres en esa franja de edad rompen clichés y conquistan nuevos espacios públicos y privados

lv_20151108_lv_fotos_d_54438718340-992x558lavanguardia-webNo sé qué le pasa a mi madre; desde que cumplió los 50 es otra: se separó, se ha puesto a estudiar, no para de viajar y de hacer actividades y se le ve muy feliz”. La frase es de Carlos García, pero resume muy bien la perplejidad y sorpresa que causan en su entorno muchas mujeres en la cincuentena. “El perfil de la mujer actual de 50 años es radicalmente distinto del de las mujeres de esa edad de hace tan sólo quince años; la mayoría trabaja o ha trabajado, son muy activas e inquietas a nivel intelectual, se sienten bien, con mucha energía y con una sabiduría de la vida que les permite afrontar las cosas de otra manera y ser menos manipulables y vulnerables a los demás y a las circunstancias del entorno”, resume María Jesús Álava, psicóloga y autora de Las tres claves de la felicidad (Esfera de los libros).

Como en cualquier franja de edad, entre las mujeres en la cincuentena las hay de todo tipo y en todas las circunstancias: solas, en pareja, con hijos ya emancipados, con hijos aún adolescentes o preadolescentes, con más o menos ingresos y formación… Pero como colectivo, presentan unos rasgos que no están pasando desapercibidos ni en su entorno ni para los psicólogos, sociólogos y otros estudiosos del comportamiento y las tendencias sociales, incluida la industria, ávida de nichos de negocio, especialmente en momentos en que otros colectivos, como los jóvenes, no gozan de capacidad adquisitiva.

La etiqueta de cincuentonas, de que con los 50 llega el declive, no sirve para unas mujeres que se mantienen jóvenes física y mentalmente (y suelen hacer gala de ello), que rebosan proyectos, energía y seguridad en sí mismas. De ahí que algunos ya se refieran a ellas como cincuentañeras. “Hace unas décadas cuando las mujeres llegaban a los 50 sentían que tenían la vejez muy cerca; hoy a los 50 la vejez está aún muy lejos porque a esa edad se tiene un estado de salud, de cultura, de educación, de participación social y política muy bueno, y esta se convierte en una edad esplendo­rosa”, afirma la psicóloga y gerontóloga feminista Anna Freixas Farré.

“En las mujeres de 50 de hoy hay orgullo y celebración y eso lo notan quienes las observan; las de 60 abrieron brecha, pero las de 50 son la primera generación que de forma significativa estudió una carrera, tuvieron una juventud de libertad, no han sido sumisas porque siempre han tenido independencia y han vivido con dos salarios, han sido madres pero han mantenido otras identidades así que no tienen el síndrome del nido vacío y, en cambio, celebran la plenitud de llegar a esta edad sintiéndose orgullosas y bien consigo mismas”, opina Anna Cucurull, responsable de la consultora Piece of Pie, especializada en analizar comportamientos sociales para resolver problemas de negocio.

Y subraya que, “cuando celebras, gastas”, y estas mujeres son grandes consumidoras de todo lo relacionado con la salud, con el cuidado personal, los viajes o las actividades, lo que las erige en oportunidades de negocio y les da relevancia social. “Las mujeres de 50 de otras generaciones consumían para sus hijos y sus nietos, pero estas tienen además un fuerte consumo individual, y la relevancia social siempre te llega por el consumo, ya que las industrias tratan de acercarse, te ponen en la publicidad…”, comenta Cucurull. El atractivo es mayor porque se trata de un colectivo muy numeroso -hoy hay un 22% más de mujeres en la cincuentena que hace diez años- que aún crecerá más en los próximos años porque están llegando a esa edad las baby boomers españolas (nacidas entre 1957 y 1977). Ya comienzan a verse iniciativas específicas para este colectivo. Un ejemplo es la plataforma Victoria que la multinacional Procter & Gamble ha presentado como “un lugar de encuentro para orgullosas mujeres que quieren que les hablen de igual a igual, que disfrutan siendo lo que quieren ser y de unos victoriosos 50 años y más llenos de energía, salud y libertad”, pero que sirve a esta compañía para ofrecer consejos y productos de belleza, higiene, etcétera, teniendo en cuenta que comercializa marcas como Olay, Oral B, Ausonia o Pantene, entre otras.

Freixas cree que esta tendencia irá a más porque las mujeres de 50 están conquistando nuevos espacios personales y públicos, tienen poder y autoridad, hablan de tú a tú a los hombres, a los políticos, a los poderes sociales, y son interlocutoras de pleno derecho porque tienen cultura, educación y trabajo remunerado. “Además, empiezan a tener modelos en otras mujeres que, con mejor o peor fortuna, ocupan espacios en los que otras generaciones sólo vieron hombres”, lo que las permite moverse con más libertad y seguridad, dice.

Pero ganar visibilidad pública y social y desprenderse de la etiqueta de cincuentonas no quiere decir que se hayan liberado de todos los estereotipos. “En el mercado laboral, sobre todo para posiciones de ejecutivo, tener 50 años sigue siendo un hándicap para que te contraten”, afirma Esther Casademont, responsable de la firma de selección de directivos Hunivers. Ello a pesar de que, según su experiencia, las mujeres de esa edad tienen un bagaje que las convierte “en un poliedro profesional” muy útil. “Saben un poco de todo y mucho de mundología porque han tratado con mucha gente, han vivido muchas experiencias, tanto enriquecedoras como duras, y lo mismo han visto poner en marcha compañías que cerrarlas o venderlas, lo que las hace estupendas para cualquier proyecto, reunión y escenario”, enfatiza. Y añade que a ello suman ventajas personales y emocionales. “Tienen una nueva forma de estar en el mundo y la que no va al gimnasio, nada o hace yoga y la que no, crecimiento personal porque a esa edad deciden que, después de años de poner a todos y a todo por delante, ahora les toca ser ellas las primeras de la fila, y eso las empuja a emprender, y emprenden en negocios, en amantes, en actividades o en la forma de relacionarse con los hijos o con colegas más jóvenes, lo que las rejuvenece, las ilusiona, les hace estar estupendas y les da una seguridad y certeza que es muy interesante para cualquier proyecto”, dice Casademont, que en su equipo ahora sólo tiene mujeres, la más joven de 48 años.

Aseguran las psicólogas que, a los 50, las mujeres, después de pasar por muchas etapas vitales, tienen muy claro lo que quieren o al menos lo que no quieren, y eso las hace más seguras y desinhibidas en cualquier ámbito, desde el laboral al de las relaciones sexuales. “Estas mujeres se han cuidado y con la madurez se sienten más a gusto con ellas mismas, al tiempo que al hacerse visibles se sienten foco de atención y eso retroalimenta su autoestima, lo que les da seguridad, les hace tomar las riendas de su vida y sentirse más libres para exigir a su entorno, para hacer nuevas amistades sin perder las anteriores o para buscar más relaciones sexuales, porque manifiestan sus intereses con más libertad”, resume Álava. A ello contribuyen también los cambios biológicos que implica la menopausia.


Un retrato en números
La cifra. 3.149.337 mujeres de entre 50 y 59 años había en España a comienzos del 2014, según la última estadística del padrón pu­blicada por el INE. Supo-nen el 51% de la población en esa franja de edad. Son muchas. Hoy hay medio millón más de españolas en la cincuentena que hace diez y un millón más que hace quince. Son el 6,7% de la población española, y representan el 13,24% de todas las mujeres. Trabajan. La tasa de actividad de las mujeres de entre 45 y 54 años es del 75,65%. Su tasa de paro a los 55 es del 18,5%. Están sanas. La esperanza de vida de las actuales mujeres de 50 años es de 36,6 años, es decir, dos más que la que tenían las de hace una década y 5,4 más que los hombres. Se cuidan. Según la Encuesta Nacional de Salud, el 77% se hace una mamografía en el periodo consultado y el 30%-40%, según la franja de edad, visita de forma regular al médico. Aproximadamente la mitad tiene un peso adecuado (50% de las que están entre los 45 y 54 años y 40% en la franja de 55 a 64) y el 80% realiza algún tipo de actividad física. Deciden. El 16,4% de los divorcios que se tramitaron en 2014 tenían como pro­tagonista a una mujer de entre 50 y 59 años. El 76% de ellas llevaban más de 20 años casadas. Gastan. Los estudios sobre consumo indican que las mujeres toman más del 80% de las decisiones de compra en los hogares.

Fuente: lavanguardia

 

Entrevista con Laura Opazo del Canal Decasa

Por | Tendencia | No hay comentarios

Esta semana hemos recibido al equipo de Laura Opazo, experta en shopping y presentadora de varios programas en el Canal Decasa.

En esta ocasión, Laura que también es cliente de Rogelaine Imagen, nos trae a Teresa, la cual asesorará para un cita en la montaña.

Pronto os contaremos cuando podréis ver la entrevista completa y los consejos de Laura y Rogelaine.