Peluquería
No hay comentarios

Corrección de color ¿Qué es?

Cada día nos llegan nuevas clientes disgustadas con sus cabellos, vienen de otras peluquerías con cambios recientes o bien porque se lo han hecho ellas mismas en casa.

En el segundo caso, entendemos que, si se las arregla ellas mismas (clientes), es lógico que terminen con el cabello hecho un Cristo, pero el problema está cuando dichos cambios proceden de compañeros del sector.

La verdad es que cuanto mayor es el numero de servicios lowcost y realizados de forma muy poco ética y profesional mas demanda tenemos para corregir esos desastres estéticos.

La corrección de color

La corrección de color, como su nombre indica, es el arreglo de un intento fallido de color, básicamente consiste en la neutralización del tono y/o técnica deseada.

Es un problema que suele venir acompañado además por un importante deterioro del cabello, ocasionando rotura, corte químico y debilidad (flexibilidad) de la fibra.

Habiendo llegado a ese punto, la prioridad es la recuperación del pelo, intentando (y logrando en la mayoría de los casos) evitar la solución mas fácil y drástica, ¡el corte!

Para que lo entendáis mejor, veamos el caso de Beatriz, que por cierto le damos las gracias por compartir su experiencia con unas mechas a domicilio.

Beatriz tenía la melena, por la cintura, rizada, tratada químicamente y sometida a un balayage anteriormente. Su base natural es castaña. Hasta aquí, bien.

El problema surge cuando se realiza una segunda o tercera decoloración sin previo diagnostico y exponiendo la fibra a álcalis bastante mas fuertes de lo que podría soportar su tipología capilar.

Los resultados pueden ser devastadores, ocasionando consecuencias no sólo físicas si no que a nivel emocional.

Vino a nuestro centro desesperada, sus problemas eran varios, el color poco conseguido, el deterioro del cabello y lo que mas le preocupaba, ¡pérdida de su rizo!

Por Beatriz y otras tantas clientes que se han visto en la misma situación, he decido escribir esta entrada, para explicaros que, todos los procesos químicos afectan (en mayor o menor proporción) la estructura capilar.

Cuando hacemos un tinte, estamos cambiando no sólo el color del cabello, si no toda la estructura interna (las proteínas estructurales – melanina y queratina-), la forma (puentes cistínicos) y la cutícula (exterior de la fibra).

Afortunadamente, en este caso logramos resultados muy satisfactorios, devolviéndole a Beatriz la tranquilidad de mantener su melena recuperada y sana, sin verse sometida a un segundo corte forzoso (el primero fue por rotura, el día de las mechas), con el color que buscaba (mucho mas natural y respetuoso con su tipología capilar) y lo mas importante para ella, ¡su rizo!

Os dejamos las fotos de antes, durante el cambio de look frustrado y después de nuestra resurrección capilar 😉


Foto como vino la 1º vez

 

Corrección de color
Después del tratamiento de recuperación y aún con el color desastre

 

Corrección de color
Resultado final

 

Corrección de color
Antes y después del tratamiento de recuperación

 

Corrección de color
Antes y después 

 

Antes de realizar cualquier cambio químico en el cabello, infórmense muy bien sobre el profesional que os vais asesorar, fíjense en si realmente es un técnico en el servicio que demandáis o si simplemente os darán lo que pedís.

Trabajos técnicos e importantes como cambios de color, mechas e incluso alisados no deberían ser realizados en un domicilio meramente porque no disponen de las herramientas necesarias.

Todos los tratamientos y cambios químicos en el cabello requieren un análisis y diagnostico previo. Un profesional siempre se dedicará algunos minutos para la anamnesis.

Dejadnos vuestros comentarios abajo y dale like si os ha gustado este prontuario químico capilar 😉

Menú